Es tan breve que el verdadero sentimiento se queda siempre a las puertas de la conciencia.

Inscritos

viernes, 7 de mayo de 2010

Son palabras fugadas, reinas del escapismo que huyen por la ventana. Mueve los labios para formarlas pero no aparecen, tienes una lengua mal domesticada que no hace lo que quieres, pero es porque tu cerebro hace interferencias. Piensas demasiado, te lo piensas demasiado, se va a ir y no te lee la mente, al final se irá sin saber que le quieres.

12 comentarios:

  1. en cuestiones del corazón es mejor no meter al cerebro...

    ResponderEliminar
  2. No hay que usar tanto la cabeza cuando se trata del corazón

    ResponderEliminar
  3. Corazón, ahora o nunca, me siento como la chica de la que hablas. Demasiado cerebro y siento que se me escapa de entre las manos

    ResponderEliminar
  4. tal vez como dijo J.S.
    siempre tuvo la frente muy alta, la lengua tan larga, y la falda muy corta.

    un saludo en la lejania.

    ResponderEliminar
  5. Waaaa
    u.u

    comprendo a la perfección lo que es eso... no decir lo que se siente por miedo, pesadez, horas oscuras... dejar pasar el tiempo y descubrir que era mejor decirlo... que las cosas dichas son lo mejor...

    leí otros escritos de tu blog
    waa he llorado

    vaya, soy tu seguidora número 100! eso es de suerte ¿no?

    saludos :)

    ResponderEliminar
  6. No, ni se te ocurra dejarle ir sin que se entere bien.

    ResponderEliminar
  7. me encanto el fragmento...

    muy bien escrito :)

    Te sigo, ok?

    ResponderEliminar
  8. lengua mal domesticada, eso me gusta sisi

    ResponderEliminar
  9. Pero qué...¿no sabe interpretar las miradas...? ¡Vaya..!

    ResponderEliminar

Deja una nota en el cuaderno