Es tan breve que el verdadero sentimiento se queda siempre a las puertas de la conciencia.

Inscritos

lunes, 24 de mayo de 2010

Aquí no hay color, esta todo pintado de blanco, hace frío y huele a medicamentos, también a miedo, a mi propio miedo entre otros, un olor que se ha pegado a mi ropa y a mi pelo, que no se va con agua ni jabón, ni aunque te arranques la piel a frotarte, me acompaña a todas partes, aunque vaya muy, muy lejos, y lo he intentado, pero no es una opción. A veces es incluso peor porque por debajo de todo esto huele a muerte, y nada de lo que le dan las enfermeras hace que Lucien vuelva a oler a sol.

11 comentarios:

  1. Vaya...Es una grave enfermedad todo hay que decirlo :S

    ResponderEliminar
  2. mmmm sí...se podría decir que si es grave...nada que no tenga remedio....una enfermedad medio ombliguista....sólo contemplar una buena puesta de sol para sentir que no somos los únicos en el universo...el dolor de ombligo puede llegar a ser lo suficientemente fuerte como para que no te importe el canto de los pájaros......

    ResponderEliminar
  3. no es necesario deshacerse de ese olor. a veces se aprende a vivir con aquello que no deseamos.

    ResponderEliminar
  4. Que lindos los textos que escribes.
    Besos.

    ResponderEliminar
  5. y ese olor se te acaba tatuando en el pecho.

    ResponderEliminar
  6. ni sentirlo ni tocarlo con la punta de los dedos. Pero aún así, es realidad infalibre,
    y tan triste

    (:

    ResponderEliminar
  7. Estar en un hospital es una mierda.

    ResponderEliminar
  8. Tal vez sólo se trata de darse un buen baño y salir a la ciudad, a los parques, ¡a pasear...!

    ResponderEliminar

Deja una nota en el cuaderno