Es tan breve que el verdadero sentimiento se queda siempre a las puertas de la conciencia.

Inscritos

domingo, 3 de enero de 2010

- ¿Qué quieres?- preguntó él.
- Jugar.- contestó ella.
- ¿A qué?
- Al amor.- dijo, luego sonrió mientras añadía.- Y quiero jugar contigo.

4 comentarios:

  1. Pero ese juego a veces es doloroso, y te puede dejar moretones, incluso romperte una costilla.

    ResponderEliminar
  2. Y cuando nos cansemos nos vamos a merendar, ¿vale?



    miauchiquitito

    ResponderEliminar

Deja una nota en el cuaderno