Es tan breve que el verdadero sentimiento se queda siempre a las puertas de la conciencia.

Inscritos

miércoles, 9 de febrero de 2011

Recuerda haberte abrazado con fuerza cuando ya estabas muerto, y no poder creerselo, se agarro a ti como si no quisiera soltarte nunca, y no quería; Aún no estaba preparada para decir adiós, realmente se volvió un poco loca. Recuerda que las enfermeras y los médicos intentaron razonar con ella, al final, la sacaron, entre gritos y patadas, a rastras de la habitación. Hasta el último momento esperó, aún cuando estaba agarrada al marco de la puerta mientras tiraban de ella, que la máquina volviese a pitar.

11 comentarios:

  1. Qué triste..espero nunca tener un momento así, la verdad. Esas cosas te marcan. Bonito texto

    ResponderEliminar
  2. horrible sensacion, igual me encanta lo que escribis

    ResponderEliminar
  3. wow, impactante, esta muy bien relatado..
    Un besito.

    ResponderEliminar
  4. Eres genial, S.. Eso de transmitir se te da de miedo.

    ResponderEliminar
  5. Hola, pasaba para decirte que tienes un premio en mi blog.

    Saludos :)

    ResponderEliminar
  6. Un pitido.
    Sólo un pitido y mira.
    O más bien, sólo un pitido que nunca sonó, y mira.

    ResponderEliminar
  7. Auch...
    Ha gustado y ha dolido ._. Pobre...

    ResponderEliminar

Deja una nota en el cuaderno