Es tan breve que el verdadero sentimiento se queda siempre a las puertas de la conciencia.

Inscritos

miércoles, 10 de febrero de 2010

Ya era la segunda vez esta semana; Annie estaba preocupada, nunca había soñado tantas veces con la misma persona. Y además, no eran sueños corrientes, eran los mejores sueños que había tenido en toda su vida. Eran tan reales que siempre se despertaba en medio de un orgasmo, Annie temblaba antes de irse a dormir, acosada por la posibilidad de soñar con Él; Él no tenía nombre, pero en sus sueños, la hacía mojarse con una sola mirada. Y la verdad es que serían unos sueños perfectos si no fuera porque esta mañana, en el supermercado, en la vida real, Annie se había cruzado con Él.

8 comentarios:

  1. Pero claro, que no se le escape! Mira si nuestros mejores sueños se materializaran, todos seríamos felices o no? Pero que lo encadene a ella, de inmediato!

    ResponderEliminar
  2. ¡Pues a qué espera para invitarle a un café oloquesea! Que orgasmos de esos no se tienen que dejar pasar, mujer.


    (una oveja
    con cara de
    oso)

    ResponderEliminar
  3. pues a por el!! Como bien han dicho las comentaristas de antes, que no le deje escapar!! :)

    besos

    ResponderEliminar
  4. Que no dude ni un minuto! si se lo ha encontrado, será por algo (:

    ¡Mua!

    ResponderEliminar
  5. ¡Dios mío! Estas oportunidades solo se presentan una vez en la vida, así que que no la desaproveche.

    Besos de caramelo :)

    ResponderEliminar
  6. Wow!!! siempre termino con una sonrisa de oreja a oreja, tu relato estaba caliente, pero siempre ágil y divertido y ya todos tus finales geniales. Un gran beso.

    ResponderEliminar
  7. ¿Y le ha hecho arder del mismo modo?

    ¡Beso!

    ResponderEliminar

Deja una nota en el cuaderno