Es tan breve que el verdadero sentimiento se queda siempre a las puertas de la conciencia.

Inscritos

lunes, 8 de febrero de 2010

Me voy a comer las ganas sin cubiertos, a mordiscos, con las manos llenas.
Me voy a relamer con cada bocado, voy a dejar que se me deshagan en la lengua y contra el paladar. Y cuando llegue al ultimo pedazo voy a ir más deprisa, así cuando ya no me queden ganas perseguiré cada gotita con la lengua.
Me voy a comer las ganas que tengo dentro hasta quedarme vacía y entonces, iré a por las tuyas.

6 comentarios:

  1. jajaja ! qué final para feliz les das siempre a tus entradas!! tu felicidad es muy contagiante ¿sientes cómo estoy de feliz al terminar de leerte? Un gran beso

    ResponderEliminar
  2. me ha gustado esta tu oda a las ganas. asi tiene que ser sino para qué estamos aqui no lo crees?

    BRAVO maja. en toda la extension de la palabra.

    mis ganas son de un sabor tuttifrutti agridulce y las tuyas?

    ResponderEliminar
  3. Le subes el ánimo a una leyendo cosas así :)

    ¡Mua!

    ResponderEliminar

Deja una nota en el cuaderno