Es tan breve que el verdadero sentimiento se queda siempre a las puertas de la conciencia.

Inscritos

lunes, 19 de marzo de 2012

El paso de este instante se asemeja a una larga caminata por el desierto, a una garganta reseca y una sed insaciable, al atisbo de un oasis que desaparece cuando corres hacia él, y a un sol abrasador en su cenit. Así siento tu mirada sobre mí como el peor de los infiernos, intento pronunciar unas palabras pero tengo los labios tan secos que no puedo despegarlos, preferiría pasar mil años en el purgatorio si con eso me perdonaras no haber sabido amarte.

8 comentarios:

  1. bufff,preciosa entrada.
    No me canso de pasarme por tu blog y leerlo.
    un abrazo sigue así :)

    ResponderEliminar
  2. que buen blog che, siempre me paso para leer un poco (: , yo subi nuevas entradas si queres pasar, me encantaria :D

    ResponderEliminar
  3. Wow, tan descriptivo que se siente todo lo narrado...

    ResponderEliminar
  4. No se puede culpar a alguien por no saber amar, ¿quién sabe? no nacemos aprendidos, aunque a menudo es cosa de talento.

    ResponderEliminar
  5. adoro tu blog, cada entrada es mejor que la anterior, sigue así! Un beso

    ResponderEliminar
  6. Trato de imaginar no saber amar a alguien y sólo encuentro que tal vez no eran el uno para el otro

    ResponderEliminar
  7. Creo que la tortura de no haber sabido amar ya es suficiente castigo, y merecería ser perdonada... no?

    ResponderEliminar

Deja una nota en el cuaderno