Es tan breve que el verdadero sentimiento se queda siempre a las puertas de la conciencia.

Inscritos

martes, 2 de noviembre de 2010

Estaba apuntando a aquel hombre con la pistola, y me sentía poderosa pero también sentía miedo, el de aquel hombre que lo irradiaba y el mío propio cuando me preguntaba ¿Qué vas a hacer?¿Qué vas a hacer? Insistía, ¿Qué vas hacer? Continuaba, y yo solo quería que me dejará en paz ¿Qué vas a hacer? Decía la voz, hazla callar, ¡Hazla callar!
Mi dedo apretó el gatillo, la pistola se disparó en mis manos, la bala salió, hizo un agujero en la frente de aquel tipo y apareció por el otro lado. Todo se llenó de sangre, la pared donde se clavó la bala, aquel hombre, el suelo, donde la sangre fluía hasta escapar por un desagüe. Mi camisa, mis vaqueros, mi cara, mis manos, manchadas de sangre.
¿Qué vas a hacer? No lo sé, ¡No lo sé!





Con un cierto atraso, Feliz Halloween ^^

6 comentarios:

  1. qué buen escrito.
    Feliz halloween muy atrasado

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Felíz halloween, atrasado también.

    ResponderEliminar
  3. Sangriento cuadro y en él haces gala del pánico de la incertidumbre, cuando el hecho ya está consumado. Bien

    ResponderEliminar

Deja una nota en el cuaderno